Compartir
Albert reparte juguetes.

Miguel De Jesús

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- El sábado pasado como de costumbre realizaba mi programa de radio en la emisora Comando 88, de repente vi llegar mujeres acompañadas de niños, Salí al pasillo y en forma de broma pregunté. ¿A qué hora iniciamos el cumpleaños? Y una madre sonriente me dijo, Albert tiene regalos para  nuestros hijos.

Albert reparte juguetes.
Albert reparte juguetes.

Sin cámara de televisión ni periodistas de los que hablan y escriben por encargo, este comunicador, de su bolsillo y de algunos amigos solidarios entregaba mochilas equipadas con todos los útiles escolares.

Miguel de Jesús. Archivo
Miguel de Jesús. Archivo

Un acto noble adornado por el desinterés que ante el deseo de practicar el bien provocaba la emoción del coro de voces apagadas  de niños pobres, víctimas de los especuladores fabricantes de libros caros y  que sin ningún control  cambian todos los años.

Él, hizo suya la mañana de un Sábado de Sol y la entregó a los infantes  con lo que muestra su sentido de responsabilidad social y su ubicación en los altos estándares de moral y buenas costumbres.

Desde su nacimiento en la comunidad de Rio Verde (Distrito Municipal de la Provincia de la Vega) el camino que eligió ha sido el de amor, entrega espiritual  y compasión por la humanidad sufrida, elementos que forman el Corazón de un ser humano de luz.

Su gesto da esperanza y calidad de vida, justo ahora que lo agitada de  la vida provoca que se olvide tender la mano abierta para estrechar la de un niño. Su acción solidaria la vistió con la ternura de un Alma que abraza las almas débiles de los que sueñan sin posibilidad material.

Había que ver las caritas felices de los niños cuando nuestro colega ponía frente a ellos las mochilas, juntaba sus manos con las de ellos y desplegaban alas imaginarias que motorizaban un vuelo de paz.

En un acto sencillo quedó demostrado que “solidaridad” es amar al otro fuera del tiempo de campaña política y sobre todo queda claro que la dignidad humana solo la valora quien  ama de verdad al prójimo.

Y pensar que el protagonista de este escrito, es el que transmite las reflexiones que alimentan nuestras vidas, comunica buenas nuevas desde la estación de radio Disco 89, lleva salud a través del Laboratorio para el que trabaja y es bendición para quienes lo tratamos.

Y volver  a pensar para encontrar la realidad de que no iba a nacer. Su madre Doña EmiliaTorres tenía 43 años cuando  le dieron la noticia de su nuevo emabarazo, la recomendación médica fue que abortara pues era un embarazo de alto riesgo.

Solo la valentía de una mujer guerrera dispuesta a enfrentar el  peligro advertido, hizo posible que entre alegrías y tristezas esperara nueve lunas crecidas, para hoy desde este Momentito, poder decir.” Albert Marte, regalo al mundo del  aborto que una  mujer valiente no se hizo.”

No hay comentarios