Compartir
Monumento a los Héroes de la Restauración. Archivo.

Caribbean Digital

 

SANTIAGO, RD.   El asesinato de comerciantes de esta plaza, por parte de personas que se han presentado a sus negocios con el objetivo de atracar a los presentes, mantiene alarmado a ese sector de la economía de esta ciudad.

Monumento a los Héroes de la Restauración. Archivo.

La preocupación fue externada por las asociaciones de Mayoristas en Provisiones (Amaprosan), los Detallistas y la de Comerciantes de Cienfuegos, que presiden, José Reynaldo Bautista, Luis Pascual y Edgard Pichardo.

Aseguraron que el sector comercial se siente aterrado por lo que definen como “inseguridad ciudadana” que afecta a ese sector donde  por medio de asaltos a los negocios han muerto algunos de ellos, por lo que reclaman al Gobierno aplicar acciones contundentes para detener estos hechos.

Pusieron como ejemplo el más reciente caso ocurrido en la comunidad Gurabo, donde fueron asesinados los hermanos Manuel de Jesús y Rafael Antonio Crisóstomo Crisóstomo, de 59 y 52 años e hirieron al mensajero Eduardo Santana, a manos de cuatro jóvenes que horas después fueron apresados por la Policía.

De acuerdo al los dirigentes del sector comercial santiaguero, estos hechos demuestran que la política de seguridad del Estado ha fracasado y que debe ser revisada y aplicar métodos más contundentes contra la delincuencia.

Precisaron que debido a los asaltos y atracos Amaprosan y otras instituciones afines han tenido que pagar un precio alto por la muerte de muchos de sus miembros a manos de delincuentes para robarles.

A juicio de ellos, lo que se está viviendo en esta ciudad “es una situación prácticamente generalizada, porque ocurre en el comercio, en las calles y también en los hogares, cuando penetran los ladrones a robar. Necesitamos con urgencia que las autoridades de seguridad del Estado implementen medidas tendentes a garantizar la seguridad del comercio, industrias, empresas diversas, los hogares y la gente en las calles”, explicó Bautista, Pascual y Pichardo, en una declaración conjunta.

Los dirigentes comerciales dijeron que muchos de los comercios que operan en Santiago han tenido que abrir espacios pequeños bajo rejas, como medida de protección al dispensar a los usuarios el servicio que ofrecen.

“Estamos aterrados y cada vez observamos con pena cómo aumentan los casos delictivos que concluyen en tragedias para el sector comercio, lo que amenaza con forzarnos a abandonar esta actividad por la incapacidad del Estado en darnos seguridad”, explicaron.

 

Fuente: El Nacional

No hay comentarios

Deja un comentario...