Compartir
Palacio Nacional. Archivo

José Alfredo Espinal

Caribbean Digital

SANTIAGO,RD.– Desde que iniciaron las investigaciones sobre los casos de corrupción protagonizados por Odebrecht, la mayoría de los ministros y directores generales del gobierno han enmudecido con el “rabo” entre las piernas,  porque no tienen argumentos para defenderse y otros, aunque pudieran hacerlo, al parecer no se atreverían por la presión popular.

Los pocos funcionarios que se han atrevido a defender  la gestión de gobierno se las han jugado en medio de tantas críticas a las autoridades por los supuestos actos de corrupción que pudieran estar involucrados algunos servidores públicos.

Sin embargo, otros que se jactan de presumir su amistad con el jefe de Estado no abren la boca en ninguna de las circunstancias. Demuestran con su actitud que venden poses y solo sirven para cobrar cheques.

Quienes son verdaderos íntimos de una persona son aquellos que en cualquier situación, de aplausos y abucheos, dicen presentes para honrar la amistad con el amigo. Pero, los que los que se esconden para no enfrentar la realidad no son más que oportunistas del poder.

Y con su silencio podrían dejarle saber al pueblo el dicho popular “quien calla otorga”.

El que defiende una causa lo hace en cualquier terreno. Punto…

No hay comentarios

Deja un comentario...