Compartir

Caribbean Digital

Fuente: Diario Libre

SANTIAGO. Hace una semana, las Águilas se hundían en el sótano del round robin con 4-9, a tres partidos de la clasificación. Desde entonces no volvieron a perder, y anoche en su nido, las Cuyayas completaron una remontada histórica al lograr su sexto triunfo en fila y así sellar su boleto para su serie final 36 en 58 campeonatos.

Al ritmo de nueve imparables y aprovechando tres errores de la defensa azul, las Águilas derrotaron 5-4 al Licey y desde mañana disputarán la corona con los Leones del Escogido.

En un partido inédito entre los mayores ganadores de la pelota dominicana (nunca se habían enfrentado en un choque extra de desempate en semifinal) y con un estadio repleto con boletas vendidas en el mercado negro hasta cuatro veces su precio original, el cerrado marcador mantuvo la atención lanzamiento tras lanzamiento.

El triunfo fue para Manauris Báez (1-0), el revés para Freddy Dolsi (1-2) y el salvamento para Miguel Batista (5). El cubano Raúl Valdés, que lanzó nueve capítulos de una vuelta a los azules el lunes, ayer entró en rol de relevo y limitó los bates añiles a tres hits y una carrera en tres capítulos y un tercio.

Las carreras

Al cierre del primero y ante Ramón Ortiz, Elián Herrera fue transferido, Joaquín Arias bateó hit al prado izquierdo y Herrera llegó a tercera, Héctor Luna sacó elevado de sacrificio profundo al central que remolcó la primera carrera del encuentro.

En el tercero aguilucho, Herrera tocó por tercera y llegó a salvo, en la jugada se lastimó el pie izquierdo el inicialista Donell Linares, quien fue sustituido por Robinson Cancel, Joaquín Arias falló con elevado al derecho, Herrera se robó la segunda, Héctor Luna conectó rodado por tercera, el antesalista azul Yamaico Navarro tardó en tirar y el corredor llegó a salvo a la inicial. Brandon Moss falló con rodado a primera y avanzaron los corredores, Miguel Tejada sacó rodado por tercera, Navarro lanzó mal a primera, entró Herrera con la segunda vuelta, y Tejada a salvo en la inicial. Yoenis Céspedes disparó sencillo productor al izquierdo, lo que decretó la salida de Ramón Ortiz. Freddy Dolsi es el nuevo lanzador y poncha a Jesse Gutiérrez.

Los felinos igualaron en el cuarto. Anderson Hernández abrió con doblete al jardín derecho contra Lorenzo Barceló, Erick Aybar conectó triple productor al derecho, Ronny Paulino disparó jonrón por el prado izquierdo que remolcó dos y el partido se igualó a tres.

Las Cuyayas se volvieron a despegar al cierre del cuarto. Freddy Dolsi transfirió a Francisco Peña fue transferido, Carlos Gómez se sacrificó con toque por tercera. Entró a lanzar por los felinos Jake Stevens, Elián Herrera lo recibió con hit al derecho. El dirigente Nelson Norman sustituyó a Stevens por Robinson Tejeda. Joaquín Arias sacó elevado de sacrificio productor al izquierdo, Herrera se fue al robo, el disparo del receptor se internó al jardín central, Alejandro de Aza tiró mal a tercera y Herrera anotó.

Los azules descontaron en el sexto. Raúl Valdés dominó a Erick Aybar con roletazo al lanzador, Ronny Paulino disparó su segundo jonrón del partido, esta vez por la pared del jardín central, y en la jugada se lastimó una pierna llegando a tercera y completó la carrera cojeando.

Torneo de emociones

¿Ha podido ser más emocionante el torneo que empieza mañana su serie final para definir el representante dominicano en la Serie del Caribe? Ha sido el torneo que ha confirmado la oración célebre de Yogui Berra que dice: El juego no se acaba hasta que se termina.

El Escogido, que logró su boleto el pasado sábado (una semana antes de iniciar la final), arrancó la fase regular con 7-1, cuando el torneo maduró, perdió ocho partidos en fila y se vio a cuatro juegos de la clasificación. En el todos contra todos salió delante y siempre vio al resto por el retrovisor.

Los Gigantes apenas ganaron tres partidos de sus primeros 14, cambiaron al dirigente Arturo De Freites por Héctor de la Cruz y la novena nordestana dio un giro a la derecha. Con “La Manta” al frente, el conjunto logró marca de 22-15, forzó un partido decisivo con los Toros, lo ganó y entró al round robin. Los Potros tuvieron vida hasta el pasado martes cuando una suspensión por las lluvia, combinada con un triunfo de las Águilas, terminó con sus aspiraciones de pasar a la final.

Los actuales campeones, Toros del Este, gozaron de posiciones cómodas durante la mayor parte del torneo. De hecho, al dos de diciembre la escuadra romanense tenía marca de 21-14, pero en lo adelante apenas ganaron tres y perdieron 13 para terminar fuera del dinero.

Las Estrellas, si bien nunca estuvieron lejos de la clasificación, jugaron mayormente entre el quinto y sexto puesto.

No hay comentarios