Robinson Canó con el uniforme de las Estrellas Orientales. Foto fuente externa.
Por Domingo Hernández
Robinson Canó acaba de anunciar  que jugará en la próxima temporada con las Estrellas Orientales.
Canó,quien se encuentra en República Dominicana en donde se ha estado preparando para su regreso a las Mayores, con los Marineros de Seattle, ofreció sus declaraciones en entrevista vía telefónica que concedió ayer al programa “Z Deportes”, que se transmite por la Z 101, de 12:30 a 1:30 de la tarde.
El anuncio por parte del propio Canó representa una gran noticia para un equipo que, como las Estrellas, tiene 50 años que no gana un campeonato -el último de los dos que ha logrado, lo conquistó en 1968- y su perseverante afición está ávida de que esto se concretice.
El estelar intermedista, que dijo estar bastante recuperado de la operación a que fue sometido en su mano derecha,  expresó que anhela que el conjunto verde gane una nueva corona y que desea contribuir a la consecución de ese propósito.
Dicen que “no hay mal que por bien no venga”.Y en el caso específico de Canó el refrán  tiene sentido y se  explica en el hecho de que, la suspensión por 80 partidos del astro dominicano,por razones conocidas que no vale la pena mencionar, y el que no pueda participar en los playoffs con  los Marineros, de algún modo han influido para que el quisqueyano haya tomado la decisión de jugar con los paquidernos en la venidera campaña.
Esto, lógicamente, al margen de la amistad que une a Canó, con la familia Mallén, propietarios del equipo, y del amor que éste ha expresado sentir por su pueblo San Pedro de Macorís.
la sanción de que fue objeto ha favorecido para  que Canó no se vea afectado por la denominada “fatiga extrema” que usualmente utiliza MLB para impedir que los jugadores vean acción en la pelota nuestra.
Es cierto que ya en otras ocasiones ha jugado con las Estrellas. En el 2015, por ejemplo, lo hizo, pero su participación fue limitada a menos de cinco partidos en la serie semifinal de ese año.
Esta vez, según informes, aunque no especificó fecha, ha dicho que proyecta integrarse temprano a la escuadra que dirigirá Fernando Tatis y si bien esto no es garantía determinante de que la franquicia petromacorisana vaya a ganar su tercer título en la pelota doméstica, no hay dudas de que ello habrá de representar una enorme ayuda para que se pueda conseguir este objetivo.
Incluso, la presencia de un jugador de la jerarquía de Canó, no sólo es un gran aporte a las Estrellas como equipo, sino también el béisbol dominicano,en sentido general, pues él es una atracción  de taquilla de grandes dimensiones. ŸŸ¿A quién no le gustaría ver jugar a un jugador del prestigio y la calidad de Robinson Canó…?
A propósito…
Por cierto, ante la información ofrecida por Canó, sería  oportuno  preguntar, ¿ Se animarían otras estrellas dominicanas de Grandes Ligas a jugar béisbol otoño-invernal…? Aunque no  es imposible, luce difícil que esto pueda producirse, en razón de que, lo de Robinson es un caso que obedece a circunstancias muy especiales. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Y para continuar con Canó, es oportuno decir que, al momento de su suspensión éste había jugado 39 juegos en la presente temporada y que bateaba para 287 de promedio, con cuatro cuadrangulares, 24 carreras anotadas y 23 impulsadas. En tanto, de por vida, promedia 304, con 305 jonrones, 1,206 vueltas anotadas y 1,168 remolcadas en 14 temporadas en la Gran Carpa. !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...