Compartir
Bandera chilena. Archivo

Carlos Guerrero Ortiz

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana.-Desde hace varios meses, la embajada de Chile, en República Dominicana, ha perdido la capacidad de atender a los conciudadanos chilenos (y a los dominicanos), con un servicio de calidad.

Bandera chilena. Archivo
Bandera chilena. Archivo

En la propia página web de la embajada, aparece el correo electrónico y varios números telefónicos para contactarse, pero ninguno de estos medios de comunicación son atendidos, por los funcionarios de la representación chilena.

Los que somos de esas lejanas tierras sudamericanas nos sentimos desamparados, porque la sede de nuestra Patria en república Dominicana nos ha dejado huérfanos, sobre todo si consideramos que la palabra “Patria” proviene del latín y quiere decir “Padre”. Por eso podríamos decir que hablamos de un padre descuidado o irresponsable que no atiende las necesidades de sus hijos.

El señor embajador de Chile, Manuel Hinojosa está cometiendo una grave falta de omisión, contra aquellos que deberían ser su primera prioridad, ya que no se debe olvidar que cada embajada de nuestro país es un trozo del territorio Chileno, donde los connacionales deben ser acogidos y atendidos dignamente, con suma diligencia.

Comprobar la denuncia que estoy haciendo, es más fácil de lo que se piensa. Basta con tomar el teléfono e intentar comunicarse con alguno de los números de la embajada. Ó escribir un correo electrónico y sentarse a esperar por semanas o meses, que alguien le responda (corriendo el riesgo que nadie conteste).

Hago un llamado al Excelentísimo señor Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, que tome las medidas necesarias, para que su gestión gubernamental no se vea empañada por la mala gestión de embajadores como Manuel Hinojosa, que deterioran la imagen país y frustra las motivaciones de los chilenos en República Dominicana.

El embajador es aquel diplomático que representa al país que lo ha enviado, por lo tanto es nuestro representante, y como tal no nos puede abandonar a nuestra suerte. No debe olvidar que su sueldo y todos los gastos de representación son financiados con dinero de todos los chilenos, de manera que es un deber moral responder diligentemente a quienes proveen su sueldo.

Los compatriotas residentes en República dominicana, tenemos el derecho de ser acogidos, atendidos y protegidos por nuestra embajada, sin ninguna escusa u objeción.

3 Comentarios

  1. RESPUESTA DE JORGE CABALLERO AL SR. GUERRERO

    Señor Guerrero, permítame decirle que no es la Embajada la que ha perdido la capacidad que Ud. señala. Más bien podría encontrarle cierta razón si Ud. se refiriera a la Sección Consular de la Embajada. Debe Ud. saber que a pesar de que ambas oficinas forman parte de la Misión Diplomática de Chile, sus propósitos son esencialmente diferentes. Por lo tanto, quisiera que Ud. entendiera que por esa falta de información y conocimiento de su parte, Ud. ha calificado erróneamente la labor del Embajador Manuel Hinojosa en la República Dominicana, la que le comento, se ha considerado como un hito en las relaciones diplomáticas de este país con el nuestro por los excelentes resultados alcanzados.

    En cuanto a las dificultades que Ud. señala respecto a la atención tanto de nuestros compatriotas como de los nacionales dominicanos en la Sección Consular, debo señalarle que efectivamente tenemos un problema complejo con los teléfonos, lo cual , hemos transmitido a las instituciones que les corresponde darles solución. La Sección Consular lamenta estos inconvenientes pero Ud. debe entender que no es un problema de voluntad del personal que allí labora sino una dificultad técnica que va más allá de sus posibilidades de resolver. No obstante, dicho personal no está de brazos cruzados y sigue cumpliendo su tarea de la mejor forma posible con los medios de que dispone.

    Debo señalarle señor Guerrero que me parece desproporcionada su reacción ante las dificultades que Ud. menciona. Me parece además que equivocó el camino porque las puertas de la Embajada de Chile y de la Sección Consular siempre han estado abiertas para todos los chilenos y dominicanos que requieren de atención.

    El Embajador Hinojosa, que insisto, cumplió una extraordinaria labor en el país como digno representante de Chile y de su Presidente, recibió por ello la máxima condecoración que otorga la República Dominicana al concluir sus funciones. El no está presente pero yo si lo estoy.

    A Ud., como a todos mis compatriotas, como a todos los dominicanos y como a todas las personas les respeto profundamente. Sin embargo, se lo digo de frente, Ud. lo que ha hecho es pretender ensuciar públicamente la imagen de la Misión Diplomática de Chile como de su personal. Los chilenos vamos a nuestras Embajadas y Consulados y decimos de frente lo que queremos decir, somos libres de hacer lo que creemos que es justo con determinación y nobleza, sin ofensas. Las puertas de Chile en el exterior, nuestras Misiones Diplomáticas, están abiertas para todos los chilenos y si hay que decir algo, lo decimos directamente y no lo mandamos a decir con naiden y si ahora le respondo por esta vía, es porque Ud. no se ha acercado a esta oficina de Chile para decir lo que ha largado a los cuatro vientos y, quienes han leído sus ofensas, deben saber lo que piensa el ofendido

    JORGE CABALLERO
    MINISTRO CONSEJERO
    EMBAJADA DE CHILE EN LA
    REPUBLICA DOMINICANA

  2. Señor Jorge Caballero, Ministro Consejero, Embajada de Chile en República Dominicana:
    Razón tiene usted al señalar mi confusión respecto a la diferencia de embajada y consulado. Sin embargo eso no atenúa el grave problema que existe con la deficiente atención que el Consulado chileno está prestando a nuestros compatriotas.
    Lamentablemente usted ha reaccionado equívoca y aceleradamente al decir en su nota: “Los chilenos vamos a nuestras Embajadas y Consulados y decimos de frente lo que queremos decir, somos libres de hacer lo que creemos que es justo con determinación y nobleza, sin ofensas”. Digo esto, porque en Diciembre del año pasado estuve en el Consulado, justamente para reclamar sobre la misma situación y dejé estampada en el libro de sugerencias, reclamos y felicitaciones, la denuncia que vuelvo a reiterar por los medios de comunicación. De tal manera que he seguido los canales correspondientes; pero a pesar de ello, ninguno de los funcionarios del Consulado o Embajada, se han contactado conmigo para ofrecer una orientación a mis requerimientos. Es decir, ha primado el más absoluto silencio.
    La secretaria que estaba en atención al público, con mucha frustración me dijo que la mala atención se debía a la falta de personal. Ella aseguró que en los próximos días llegaría otra secretaria para reforzar el servicio. Pero esto ocurrió hace 6 meses atrás y no se ha visto ninguna mejoría.

    Usted, además agrega: “debo señalarle que efectivamente tenemos un problema complejo con los teléfonos, lo cual, hemos transmitido a las instituciones que les corresponde darles solución.” Frente a esta afirmación me hago una doble pregunta:
    1. ¿Son tan malos los servicios prestados por las compañías Dominicanas que después de 6 meses aún persisten los problemas en los teléfonos de nuestra representación diplomática?
    2. ¿Acaso no están funcionando las cuentas de correos electrónicos como para responder a nuestras inquietudes? Porque el día 03 de julio me llegó un correo del consulado donde se informaba que el 04 de julio no se atendería público. Es extraño que ustedes puedan enviar correos, pero no puedan recibirlos. Y digo “extraño” porque aún guardo los diferentes correos que ustedes envían ofreciendo ofertas de vinos chilenos, empanadas y degustaciones de la alta gastronomía nacional.
    Ahora queda claro he seguido lo canales jerárquicos correspondientes y seguiré haciéndolo. De hecho ya le escribí al Excelentísimo Presidente de la República, señor Sebastián Piñera, haciéndole ver esta situación (59304579 códigos de envío de correo electrónico, para su verificación) y al Ministerio de Relaciones Exteriores (OIR-73021-X2T9CP código de acuso de recibo del reclamo). Así mismo les he escrito a algunos senadores de la república, para que en su rol de fiscalizadores, soliciten al recinto consular información sobre el particular.
    Sus palabras me alientan a seguir ejerciendo mis derechos y no descansaré hasta que el servicio ofrecido por el Consulado a los chilenos, sea eficiente y de calidad.
    Más sabio habría sido de su parte ofrecer ayuda que refutar una situación que usted mismo reconoce y que es la incapacidad para resolver los problemas de comunicación (teléfonos y correos electrónicos) que se vienen arrastrando desde hace 6 meses o más.
    Ahora tengo razón de sobra para seguir en esta lucha, porque usted se ha centrado en defender su gestión y la del embajador, pero no en mejorar la atención a los conciudadanos.
    Finalmente, invito a los lectores de este prestigioso medio y a la prensa nacional a constatar mis denuncias, llamando a los teléfonos del consulado, visitando esa repartición y escribiendo a los correos de contacto, para que cercioren por sí mismos las declaraciones que hoy sostengo.
    Carlos Guerrero Ortiz
    Guerrero1963@hotmail.com

Comments are closed.