Compartir
Luis José Bonilla Bojos. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

Bonilla  Bojos frente al Presiente Medina dijo que  las zonas francas  generan  196 mil empleos directos.

El presidente de Asociación de Empresas de Zonas Francas de Santiago, Luis José Bonilla Bojos,  dijo ante el presidente Danilo Medina, durante un encuentro  en esta ciudad que la importancia de ese sector  es que se ha convertido en el  motor de las exportaciones dominicanas y resalta  su vital incidencia  en esta provincia y el Cibao.

Luis José Bonilla Bojos
Luis José Bonilla Bojos

Recordóque en el año 2000 el país alcanzó el más alto nivel de empleo en zonas francas, con un mercado laboral de 196,000 empleos formales directos, de los cuales el 72% correspondía a la industria textil, que en esa época lideraron las exportaciones mundiales textiles al mercado norteamericano y que fue Santiago el corazón de esta actividad.

“ Hemos de recordar también que condiciones del mercado internacional que hicieron atractivos el traslado de la producción a China y a otras naciones de Asia, incidieron negativamente en el mercado laboral de zonas francas disminuyendo  a 112,000 empleos directos  en el 2009, una increíble reducción del 43%”, sostuvo..

Manifestó que   esta disminución   afectó gravemente en Santiago, mermando la masa crítica del clúster textil y del sistema productivo de zonas francas en la provincia y el país, disminuyendo el mercado de consumo provincial y provocando el aumento del empleo informal y de baja calidad, con la consecuente disminución de ingresos al sistema de seguridad social y el de  formación laboral.  También capital humano calificado de todo nivel se vio en la necesidad de emigrar a otros sectores productivos a la industria de otros países.

A continuación el t0065to completo del discurso de Bonilla Bojos,

Se pudiera estimar que por cada 20 empleos perdidos en las zonas francas de la provincia de Santiago, se perdieron también uno o dos colmados en algún barrio cercano, de dos a tres pequeños negocios que suplen almuerzos a los operarios en las fábricas, pequeñas tiendas adyacentes a los parques industriales, algunas salas de tarea, motoconchosde diversas rutas quedaron sin usuarios, y los puestos de gomas y repuestos cerraron por falta de clientes; así, las tasas de criminalidad aumentaron y la preocupación por la seguridad ciudadana se convirtió en un tema de relevancia, el comercio formal en toda la provincia disminuyó, afectando el resto de la actividad económica. La situación motivó la implementación de medidas extraordinarias que evitaron consecuencias negativas aun mayores.

Con este recuento no procuramos expresar pesimismo, ya fue un aprendizaje en todos los sentidos;  lo hacemos para no olvidar la dimensión económica de lo ocurrido y la necesidad de preservar y aumentar el empleo formal, que es la materia prima más importante de las zonas francas como esquema de producción en todo el mundo. Estamos seguros que usted, Señor Presidente, tiene clara conciencia de todo esto que hemos expresado y muestra de ello es su reiterado esfuerzo y apoyo desde el gobierno para dar impulso a la generación del empleo formal como la forma idónea de propiciar el desarrollo sostenible; también sabemos de  su determinación para que este sector de Zonas francas pueda ser fuente primordial de ese empleo.

El sector de zonas francas en República Dominicana ha recorrido un trayecto de 45 años de experiencia productiva, que va desde su construcción y fortalecimiento sostenido como modelo de desarrollo, la sobrevivencia a una crisis provocada por el acceso de China a la OMC, el re direccionamiento de la inversión, hasta el presente con un renacer Post-China que evidencia el inicio de la recuperación del sector de zonas francas dominicanas, aún en forma tímida, pero continua desde el año 2009. Como ha indicado el Consejo Nacional de Zonas Francas, se estima que el año 2013 concluyó con un mercado laboral de alrededor 140,000 puestos directos de trabajo en las zonas francas y el valor de las exportaciones supera los US$5mil millones de dólares, en un período que coincide precisamente con el proceso de recuperación  de la economía norteamericana.

También en este período se identifican actividades productivas que vienen evolucionando con nuevos proyectos de inversión y expansión de las industrias existentes, como es el caso en esta región del Cibao del calzado y los cigarros, productos estos con un muy alto contenido de valor agregado nacional e integración de la cadena productiva.   Hemos de destacar que la industria textil de zonas francas fue la mayor afectada por las condiciones negativas que referimos, y que no obstante, se mantiene como su mayor actividad productiva, generando el 30% de los empleos y el 25% de las exportaciones de  zonas francas a nivel nacional.

Para el cierre del 2013, en nuestra Asociación de Empresas de Zonas Francas de Santiago, que representa al sector de zonas francas a nivel de toda la provincia, las 207 empresas instaladas en los 16 parques industriales, registraron 45,000 empleos directos, esto es el 32% del mercado laboral de las zonas francas dominicanas y reportando sólo para el mes de diciembre haber pagado por concepto de salarios, vacaciones y bonificaciones más de 400 millones de pesos.  Este clima de expectativas positivas ya ha atraído nuevos proyectos de inversión, como lo evidencia el reporte desde septiembre 2013 a la fecha de solicitudes de instalación aprobadas por el Consejo Nacional de Zonas Francas, que solo en la provincia de Santiago superan la decena y proyecta creación de empleo formal que supera los 7mil nuevos puestos.

Hoy el país está viviendo un tiempo con viento de cola, fundamentalmente por los cambios y movimientos comerciales globales conocidos como el Post China y el fortalecimiento de la industria norteamericana. Esto crea expectativas favorables para acelerar el proceso de atracción de nuevos proyectos de inversión hacia las zonas francas.

Las estadísticas oficiales muestran que el sector de zonas francas dominicano ha crecido consecutivamente los últimoscuatroaños en todos los indicadores, empleo, exportación y divisas, y todo indica que esta situación continuará por un largo período si se mantienen y fortalecen las condiciones internas de competitividad como contrapartida de los elementos favorables externos.

El deseo del empresariado de zonas francas, como ya ha expresado ADOZONA, es que conjuntamente gobierno-empresariado sigamos enfrentado los retos que tenemos por delante para aprovechar con creces la oportunidad que se está presentado para el país.

Es por eso que saludamos el aporte que viene haciendo el Gobierno a la construcción de infraestructura local, como es la Circunvalación Norte de Santiago, que será inaugurada en el  día de hoy.  Es nuestra expectativa que los programas educativos que viene ejecutando el gobierno a nivel nacional se pongan rápidamente en marcha a nivel local para capacitar un mercado laboral de técnicos y mandos medios, necesarios para dar respuesta a las necesidades de las empresas en proceso de instalación y las que vendrán.

También habrá de contar el sector zonas francas con un proyecto de legislación moderno y, más que eso, esperamos que esa nueva ley se convierta en un instrumento de competitividad a nivel regional y mundial, como ya en su momento lo fue la Ley 8-90, de la que surgieron la mayoría de legislaciones centroamericanas de zonas francas, así como otras acciones complementarias que coloquen de nuevo al sector de zonas francas y ala República Dominicana como el líder regional que ya ha sido.

Señor Presidente, las condiciones que nos favorecen y las voluntades de capitalizar esas oportunidades desde el gobierno y el sector privado están dadas para fortalecerla sector más dinámico de la economía nacional, no citaremos su frase de batalla, más bien le externamos que confiamos en ella.

 

No hay comentarios

Deja un comentario...