Compartir
El presidente del Concejo Edilicio, Rafael-Papito- Cruz, acompañado por el vicepresidente Fausto Corniel y otros regidores. Archivo.

Caribbean Digital

SANTIAGO.-El pago de 29 millones de pesos que aprobó la Sala Capitular, mediante un préstamo para saldar la deuda con la compañía recolectora de basura Urbaluz, está siendo boicoteado por el alcalde Gilberto Serulle, que pretende lograr que se desvíen los fondos para cumplir otros compromisos del cabildo.

El  presidente del Concejo Edilicio, Rafael-Papito- Cruz, acompañado por el vicepresidente Fausto Corniel y otros regidores. Archivo.
El presidente del Concejo Edilicio, Rafael-Papito- Cruz, acompañado por el vicepresidente Fausto Corniel y otros regidores. Archivo.

De acuerdo al presidente del Concejo de Regidores, Papito Cruz, desde un principio al alcalde Serulle se opuso porque prefiere darle otro uso que no fue el especializado por la sala.

Manifestó que el síndico sometió una instancia a la sesión más reciente del Concejo para derogar la aprobación de los préstamos porque dice que “nadie debe decirle cómo manejar los recursos de la alcaldía”.

“Nosotros nos opusimos rotundamente y dimos el caso por cerrado, pero el alcalde Serulle no quiere pagarle a Urbaluz, y no sabemos qué problemas tiene con esa empresa”, agregó el regidor reformista, actualmente, presidente de la Sala.

El licenciado Papito Cruz advirtió al alcalde que debe cumplir con el mandato de la Sala y permitir que Urbaluz reciba los recursos y no seguir torpedeando el protocolo del préstamo.

Recordó que se aprobó un préstamo de 29 millones para sanear las cuentas de Urbaluz que están en rojo debido a los atrasos del pago del cabildo. Y se aprobó otro préstamo de 23 millones para superar el déficit que arrastra el cabildo.

Se cree que la propuesta del alcalde es que los 29 millones de Urbaluz sean descentralizados con el objetivo de poder disponer de esos fondos de la manera que lo crea correcto.

La Información

 

No hay comentarios