Archivo

Caribbean Digital

CIUDAD DE MÉXICO, (AP). Un hombre al que se le imputan al menos 10 feminicidios dijo que, si es dejado en libertad, volvería a matar porque odia a las mujeres, y la procuraduría investiga la posibilidad de que haya vendido los huesos de algunas de sus víctimas.

Se trata tan solo del más reciente giro en una serie de detalles macabros que han ido emergiendo sobre el asesino serial de Ecatepec, un barrio pobre al norte de la Ciudad de México, después de que una pareja fuera aprehendida la semana pasada mientras trasladaba restos humanos en una carriola.

Un video publicado el martes en redes sociales muestra al sospechoso, que responde a las preguntas de un médico en una delegación de policía. Las autoridades solo han identificado al hombre como Juan Carlos. En México, normalmente un médico asignado a la estación de policía es el responsable de realizar una evaluación inicial sobre la salud mental y condición física de un sospechoso.

Durante la grabación, se ve al sospechoso sentado cerca del médico y esposado. Vestido con una camiseta y pantalón de mezclilla, el sospechoso hace cambios entre contestar con un tono amable, mostrar autocompasión y comenzar a llorar.

“Si salgo, de una vez le digo a los patrones _en referencia a los policías_, voy a seguir matando mujeres”, aseveró. “Uno, porque a veces no me dejan dormir, y dos, por el odio que les tengo”.

Afirmó que fue de niño fue abusado por las mujeres, y en un momento del interrogatorio declaró: “Prefiero que mis perritos coman carne de estas mujeres a que ellas sigan respirando mi oxígeno”.

El fiscal general de justicia del Estado de México, en donde se ubica el municipio de Ecatepec, confirmó la autenticidad del video, diciendo: “Es una evidencia que salió a la luz pública” y detalló que “se trata de una filtración de un traidor”.

Partes de su confesión pueden interpretarse con cierto optimismo; previamente había confesado el asesinato de 20 mujeres, pero Gómez dijo que el sospechoso ha sido capaz de brindar detalles — nombre y descripción de las víctimas — en solo 10 casos.

Gómez dijo que las autoridades investigan si es que el hombre vendió huesos de algunas de sus víctimas a los practicantes de Santería, un culto que comenzó en Cuba luego de que los esclavos africanos mezclaron sus creencias espirituales Yoruba con tradiciones católicas. El sospechoso indicó que le vendió los restos óseos a un hombre que conoció en una parada de camión.

“Tenemos una línea de investigación de una o dos personas en la zona que los podrían haber adquirido”, dijo el fiscal.

Un perfil de Facebook que, de acuerdo a la prensa local, era administrado por el sospechoso, consistía principalmente de imágenes satánicas y referencias a la Santa Muerte, una figura esquelética venerada en México por algunos delincuentes menores, narcotraficantes y comunidades pobres.

Algunos detalles de su confesión han sido respaldados por la evidencia. Los investigadores encontraron tejido humano en descomposición en bolsas ubicadas en tres lugares en donde le dijo a la policía que se deshizo de los restos de sus víctimas. Los restos estaban en tal estado de descomposición que se realizan análisis para determinar la edad, el género y el número de víctimas.

Agregó que una niñera abusó sexualmente de él cuando tenía 10 años y afirmó que su madre le fue infiel a su padre y que trató de apuñalarlo con un cuchillo.

En el video también se escucha al sospechoso decir que mató mujeres “con todo gusto”.

“Estoy limpiando el mundo de podredumbre”, afirmó.

Deja un comentario...