Compartir
La activista Maritza Chávez de la Fundación Rescatando al Inmigrante denuncia que un dominicano esquizofrénico fue deportado negándole sus derechos.

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._La activista por los derechos de los inmigrantes, Marisa Chávez de la Fundación Mundial Rescatando al Inmigrante con sede en New Jersey, denunció que la Agencia de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), deportó hace varios días al dominicano José Modesto Rodríguez de 45 años de edad y con 35 residiendo legalmente en los Estados Unidos a quien por sufrir de esquizofrenia, le negó todos los derechos y procedimientos legales en la corte. Rodríguez fue repatriado desde Luisiana sin ni siquiera darle la oportunidad de haber visto un juez.

La activista Maritza Chávez de la Fundación Rescatando al Inmigrante denuncia que un dominicano esquizofrénico fue deportado negándole sus derechos.

Aunque sus abogados demostraron en la Corte de Inmigración que tiene un largo historial de problemas mentales, se ordenó repatriarlo a la República Dominicana.

Rodríguez fue diagnosticado en esquizofrenia y retraso mental después de sufrir un derrame cerebral hace varios años. Estaba dependiendo del tratamiento médico y siquiátrico para desempeñarse como persona, según denunció la abogada Marisa Chávez de la Fundación Mundial Rescatando al Inmigrante de New Jersey y quien se ha ocupado del caso del dominicano.

“Lo están tirando a la muerte”, sostiene la jurista criticando que la USCIS ha hecho caso omiso a la situación de salud de Rodríguez. “De dominicano, sólo le queda el nombre, no tiene un centavo ni algún familiar que lo pueda ayudar en su país. Tampoco cuenta con la capacidad de valerse por sí mismo”, agregó la activista.

Rodríguez llegó a New Jersey cuando tenía ocho años de edad para vivir junto a su madre que es ciudadana estadounidense. El se casó, tiene un hijo y trabajó por años como camionero antes de sufrir el derrame, explicó la abogada y quien conoce al deportado desde hace 20 años.

En los años noventas, fue arrestado por posesión de crack valorado en $100 dólares y se declaró culpable del delito por recomendación de un abogado de oficio que lo representó en la corte criminal.

El jurista le dijo que con la declaratoria de culpabilidad, evitaría ir a la cárcel.  Pero en el 2012 fue detenido nuevamente por desorden público y aunque la acusación fue desestimada por su historial de enfermo mental, la USCIS le procesó una orden de deportación, siendo recluido en un centro de detención en Elizabeth (New Jersey).

Hace dos semanas, Rodríguez fue trasladado de allí a Luisiana y sin ser presentado ante un juez de inmigración, lo deportaron. “Le negaron todos los recursos por su estado mental y es una persona que si está más de un mes sin tratamiento, no puede reconocer ni a su propio hijo”.

Neri Rodríguez, hermana del repatriado dijo que José está en manos de Dios y que ojalá encuentra a alguien en la República Dominicana que se apiade de él y lo ayude.

Rodríguez es, hasta donde se conoce, el segundo criollo con problemas mentales en ser deportado de Estados Unidos en los últimos años. Otro de apellido de Jiménez fue arrestado por traspaso ilegal a una propiedad privada y aún sufriendo del mismo problema, residiendo legalmente desde 1974, fue deportado luego de cumplir 90 días recluido en un hospital siquiátrico.

No le dieron ningún medicamento durante semanas mientras estuvo en manos de inmigración, denunciaba su hermana Janet Jiménez y al igual que a Rodríguez se le negaron todos los procedimientos para un juicio ante un juez de inmigración por ser enfermo mental.

Según un reporte de la organización de derechos humanos Human Rigths Wacth (HRW) en el que critica la falta de garantías constitucionales para los inmigrantes en esa situación y sostiene que el de Rodríguez de 45 años de edad, es sólo uno de miles de casos similares.

En algunas excepciones, inmigración ha liberado a extranjeros con la misma condición, pero HRW afirma que son miles los casos, porque en los tribunales de inmigración, no se les garantizan audiencias justas ni derechos y son detenidos injustificadamente.

Concluye diciendo el informe de HRW que el 15% de 57.000 inmigrantes detenidos en el 2008 y procesados para deportación, estaban sufriendo de enfermedades mentales.

Fuente: ElNuevodiariodigital.com

No hay comentarios

Deja un comentario...