Compartir
Los doctores Cristian Francisco, Togarma Rodríguez y Pedro Sing exponen en el panel.

Servicios/Caribbean Digital

Santo Domingo, D.N. La Academia Dominicana de Medicina y la Comisión Nacional de Bioética, en su interés de aportar una perspectiva moral mediante el llamado al respeto del derecho a la autodeterminación del paciente, realizó un panel con la participación de los destacados doctores: Dr. Pedro Sing, Hematólogo; Dr. Cristian Francisco, Ginecólogo; y la Dra. Togarma Rodríguez, Bioeticista.

Los doctores Cristian Francisco, Togarma Rodríguez y Pedro Sing exponen en el panel.

Luego de dar la bienvenida a los asistentes, el doctor Ricardo García, presidente de la Academia de Medicina, dio apertura al panel denominado “¿QUIÉN DEBE DECIDIR?”, el cual inició analizando el caso que ha tomado tanta vigencia en los últimos días, relativo al manejo clínico de la menor embarazada que padece de leucemia.

Parte del público asistente.

Explicó que las reflexiones de este encuentro se harían en cuatro aspectos: resumen clínico del caso, enfoque desde la perspectiva de la salud de la madre, evaluación desde la perspectiva de salud del feto, y una reflexión moral del caso.

La primera intervención estuvo a cargo del doctor Pedro Sing, médico a cargo de la paciente, quien hizo un resumen clínico del caso y aseguro, que en estos momentos, tanto la madre como la criatura evolucionan con normalidad a la aplicación de la quimioterapia; no obstante, aclaró que en caso de salvarse la criatura podría nacer con daños de consideración en la vista, el corazón y los riñones, como consecuencia del tratamiento que se viene aplicando.

El doctor Pedro Sing señaló que se trata de un tema controvertido por los limitados datos estadísticos con que se cuenta, ya que la frecuencia en que ocurren es de 1.3 casos por cada 100 mil embarazos. “Tenemos certeza de la evolución de la madre, el producto no sabemos cómo nacerá. Si nacen bien, será el primer caso en la literatura médica mundial”.

Con relación al artículo 37 de la Constitución, dijo que urge  su revisión, en virtud de las dificultades que acarrea, y que el país está en un momento de madurez idóneo para iniciar un proceso de revisión transparente, donde se escuchen todas las voces de la sociedad”.

A seguidas, el doctor Cristian Francisco, corroboró la data antes ofrecida por el doctor Sing, mostrándose convencido de que el tratamiento aplicado a la madre respeta los principios bioéticos, en el sentido de que son dos seres que están bajo el cuidado médico y que en caso de conflicto, se debe liberar y preservar uno de los dos, “preferiblemente a la madre”. “La decisión obstétrica correcta es darle tratamiento a la paciente”.

La última ponencia del panel estuvo a cargo de  la doctora Togarma Rodríquez, Presidente de la Comisión Nacional de Bioética, quien manifestó que sobre este caso han opinado muchos sectores, pero no se ha tomado en cuenta  aun la opinión de la madre, que es a quien le asiste el derecho de tomar la decisión.

“Todo ser humano, en tanto es racional y autónomo, está facultado para elegir según sus propios valores, su propia conciencia, su propio destino, pues el paciente, aun sea un menor, tiene derecho a que se respeten sus convicciones, sus emociones, sus creencias, sus decisiones. Es ella quien debe conocer, contar con elementos para poder tomar la decisión. Pero no desde el lenguaje que hablan los médicos, sino desde un lenguaje comprensivo, claro, preciso, entendible, que le permita hacerse dueña de su situación y decidir, con la ayuda de sus padres”, precisó.

 

La doctora Rodríguez, también habló sobre el derecho a la autodeterminación, presente en la normativa de otros países. En tal sentido, hizo un llamado a las autoridades legislativas del país, a fin de incorporar este derecho en la ordenación jurídica dominicana, “lo que permitirá regular con mayor acierto las relaciones entre los ciudadanos y ciudadanas y los poderes públicos, así como también frente a instituciones y colectivos, a quienes sea necesario dar respuesta una vez se intente atentar  contra la opciones sobre la vida física o la salud de cada cual”.

Este importante encuentro, realizado en la sede de la Casa de las Academias, ubicada en la Zona Colonial, contó con la presencia de representantes de la Sociedad Dominicana de Pediatría y la Sociedad Dominicana de Ginecología y Obstetricia; así como destacados académicos, médicos, investigadores, estudiantes de medicina y público general, quienes tuvieron la oportunidad de presentar sus inquietudes, las cuales fueron respondidas por los doctores responsables del panel.

No hay comentarios