Compartir
Negro Veras. Archivo.

POR: RAMÓN ANTONIO VERAS

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- 1.- Por formación familiar, profesional e ideológica, creo en la justicia para dirimir conflictos; la venganza no forma parte de mi comportamiento; por tal razón he esperado que el sistema judicial tome su imperio e imponga las sanciones que, conforme a nuestra Constitución y las leyes vigentes, los tribunales ordinarios del país han de aplicar a los que se asociaron para asesinar a mi hijo Jordi, el día 2 de junio de 2010, de cuya acción se cumplen ahora 42 meses.

Negro Veras. Archivo.
Negro Veras. Archivo.

2.- Sancionar al que pagó y organizó,  así como a los que ejecutaron la tentativa de asesinato contra mi hijo,  es un compromiso que mi familia y la sociedad dominicana ha puesto a cargo de los que administran  justicia. Una sociedad civilizada es merecedora de un servicio judicial serio, responsable, confiable, laborioso y rodeado de honestidad a toda prueba.

3.- El expediente del Caso Jordi, debe convertirse en el punto de partida para que el crimen organizado sepa que en nuestro país no tiene garantía de impunidad para materializar sus acciones de matar por paga. La modalidad del sicariato sólo hace acto de presencia y se desarrolla, allí donde los encargados de aplicar las leyes se comportan tímidos, indiferentes y con signos de cobardía.

4.- No escapa al conocimiento de Jordi y toda la familia, que los imputados en el caso han procurado por todos los medios de desnaturalizar, contaminar y eternizar el proceso, con la finalidad de, entre otras cosas, sembrar el desconcierto y la desconfianza de la sociedad en los magistrados que conocen del asunto.

5.- Los 42 meses transcurridos desde que se materializó la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi, en lugar de llevarme a la desesperación, han fijado en mí la convicción de que, más temprano que tarde, se ha de imponer la justicia. En esa misma línea de esperanza y confianza están los sentimientos de los padres y las madres del país que han visto en el caso Jordi, la tragedia que puede llegar a cualquier hogar dominicano.

6.- Las maquinaciones que han hecho los imputados a los fines de que cada audiencia sea pospuesta, han servido para que lo mejor de la sociedad dominicana se de cuenta que ellos temen a que los magistrados tengan la posibilidad de examinar las piezas y escuchar los testimonios que han de servir de fundamentos para ser condenados por la acción criminal contra Jordi.

7.- El expediente que constituye el conjunto de pruebas   contra todos y cada uno de los responsables del concierto y ejecución criminal para matar a Jordi, está debidamente fundamentado lo que hace posible que se dicte una sentencia acorde con la ley y el derecho.

8.- No importa el transcurrir de los meses ni las perversidades de los imputados; la desesperación ni el pesimismo se van apoderar de mi; soy un ser humano de convicciones formadas en el accionar de la vida; al lado de Jordi y su familia está la parte sana, limpia y solidaria del pueblo dominicano.

No hay comentarios