Compartir
Negro Veras.

Por Ramón Antonio Negro Veras

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ Al igual que al seno de muchas familias del país, a la mía también llegó un eslabón de la cadena de criminalidad que desde años perturba a la sociedad dominicana. Por casualidad, la tentativa de asesinato ejecutada por sicarios contra mi hijo Jordi Veras, el 2 de Junio de 2010, le causó graves lesiones permanentes, pero no le quitó la vida como era el deseo de quien pagó para el crimen y los que decidieron ejecutarlo.

Negro Veras.

En mi condición de padre de Jordi, confieso que no quiero que ningún padre pase el martirio que he padecido desde la infausta noticia del hecho criminal contra mi hijo; la desesperada espera desde que ingresó, hasta que abandonó el quirófano con la incertidumbre de si mi hijo quedaba con vida, y el  tormentoso seguimiento a la investigación policial y judicial para descubrir a los autores de la acción criminal.

Como padre he tenido que soportar con estoicismo y angustia el curso del proceso judicial, estando presente en las 14 audiencias efectuadas hasta ahora, en el curso de las cuales he tenido que escuchar, saliendo de las gargantas de los defensores privados y públicos de los imputados, palabras hirientes contra mi persona, y de escarnio contra Jordi, su esposa e hijos.

Hoy, al cumplirse 28 meses del operativo criminal contra mi hijo Jordi, y después de 14 audiencias, mi familia, lo mejor de la sociedad dominicana y yo, estamos a la espera de que llegué el día 9 de Octubre, para conocer el fallo de la honorable magistrada encargada de la instrucción del proceso.

He sido reiterativo con relación a mi confianza en el material humano que administra justicia penal en Santiago, y ahora, en espera del fallo de instrucción, ratifico mi esperanza de que en el caso de mi hijo Jordi, se va a imponer el sentido de la justicia y la legalidad.

La asociación criminal que decidió quitarle la vida a mi hijo Jordi, y que procura burlarse de la justicia para seguir llevando desasosiego a la sociedad dominicana, debe ser alcanzada por la vara de la justicia, como una advertencia  a la criminalidad organizada de que el asesinato por paga no tiene espacio en nuestro país.

Es de esperar que se haga justicia contra el que pagó, los que organizaron y el que apretó el gatillo del revólver y le disparó en la cara a Jordi, para matarlo. Es todo lo que espera nuestra familia, y la sociedad dominicana para no seguir viviendo a merced de quien tiene dinero para pagar asesinatos.

El sufrimiento, el dolor, el pesar que ha cargado mi familia durante 28 meses por la acción criminal contra Jordi, no lo debe padecer ningún otro hogar dominicano.

La tragedia que llegó a mi familia con el acto que organizó y ejecutó la asociación  criminal que quiso quitarle la vida a Jordi, la hemos llevado encima contando con la solidaridad de lo mejor del país, que ha hecho suya la desgracia que nos ha tocado padecer.

 

Santiago de los Caballeros.

2 de Octubre de 2012.

No hay comentarios

Deja un comentario...