Compartir

Los escrúpulos de María Gargajo. Es el símil que el vulgo, el pueblo sin muchos títulos ni estudios dialécticos hace cuando quiere comparar el comportamiento de alguien que critica la paja del ojo ajeno cuando él también tiene. Es como un termómetro para medir la hipocresía de la humanidad. El artículo de esta semana del polémico economista Andy Dahuajre, en elCaribe, es un buen mensaje para quienes pudieran estar buscando tirar piedras al techo ajeno, teniendo el suyo de cristal, en una versión modificada de la Gatita de María Ramos. A esos 83 empresarios que hablaron para el informe del Foro Económico Mundial, que puso al país entre los líderes en corrupción, se les fue la lengua y hasta se auto incriminaron en el tema.!Cuidado!

Fuente de noticia

No hay comentarios