Compartir

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

 SANTIAGO, República Dominicana.– Hoy (16 de noviembre) es uno de esos días que agradezco a Dios infinitamente por su misericordia.noviembre

Son de esos días, en los cuales si le busco lógica no podría conseguirla fácilmente.

Lo que el Señor dispone no lo puede juzgar, porque Dios provoca situaciones como quiere y cuando quiere.

No es una forma de sentirnos conformes, sino de creer que es así.

Como humano, no es menos cierto que la capacidad de comprender el propósito de Dios se nos hace difícil, al final de cuentas, cuando persistimos y confiamos plenamente el Altísimo completa la obra.

En eso creo y así pretendo terminar mi vida y ojalá mi familia y mis amigos confiaran en ese único Dios, amigo fiel y verdadero que jamás te deja solo.

Porque Jesucristo prueba los corazones de sus fieles, pero no provoca las tentaciones del pecado.

Son muchas las pruebas a las cuales seremos sometidos y si logramos vencerlas conquistaremos el trofeo final. La gloria o vida eterna.

¿Y qué si nos ganamos el mundo y no tenemos a Dios en nuestros corazones?.

Y no los culpo porque me juzguen, yo también me equivoco. Me arrepiento de mis errores y me preocupo por no volverlo a repetir, para la honra de Dios y mi tranquilidad espiritual.

 

Muchísimas bendiciones.

Jeremías: 33:3  “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. 

No hay comentarios

Deja un comentario...