Compartir
Archivo.

JOSE ALFREDO ESPINAL

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana./  Un amigo a quien estimo muchísimo cuando conversamos sobre el tema del periodismo siempre me recuerda que el enemigo de un periodista es otro periodista.

Archivo.

Su insistencia en decirme esta desagradable percepción que tiene acerca de los colegas comunicadores la recuerdo aun más cuando veo que al pasar del tiempo con regularidad un periodista es victima de otro de sus colegas, por una u otra razón.

Ese amigo periodista, a quien no voy a mencionar, parece que tiene mucha razón en lo que dice.

A propósito del tema, recuerdo que en una ocasión la destacada periodista Altagracia Salazar dijo en una conferencia, refiriéndose a sus colegas,  que muchos se creen empresarios por el simple hecho de que se relacionan con ellos durante su ejercicio profesional.

Pero volviendo al tema de que el enemigo de un periodista es otro periodista, quiero apuntar lo siguiente.

Un periodista es capaz de blasfemar a su propio amigo y compañero de trabajo para conseguir su puesto, ese comunicador que se considera tu amigo y que presta servicio en una empresa como relacionista público se cree que su cargo es eterno y no te recibe.

El mismo periodista se aparta de ti en una rueda de prensa para ir de lambón donde el funcionario que le puede dar un anuncio, pero que no se da cuenta que le hacen caso porque ejerce para un medio de comunicación determinado.

Un periodista te hace la vida imposible porque cree que puedes hacerle sombra en su trabajo. Es tan mediocre, a veces, que simula ser tu amigo, pero por detrás te va matando como el cáncer.

Se que muchos colegas, amigos de la prensa que han leído este comentario posiblemente hayan sido victimas de sus propios compañeros.

Por eso cada día más abunda la pobreza moral y emocional de esos periodistas. Quizás económicamente no ocurre lo mismo y por eso pasan su dolor desapercibido.

Un periodista reemplaza a otro periodista en un medio de comunicación o como relacionista público, pero debe hacerlo con altura y con respeto.

Mi conciencia está tranquila porque gracias a Dios mi trasero no se ha sentado y le pido al Altísimo que ocurra nunca, en una silla del lugar de trabajo de un amigo periodista que yo le haya provocado saltar del puesto.

Prefiero una profesión sin título que un título de una profesión engañosa.

Hasta luego amigos y amigas.

2 Comentarios

  1. Estimado Jose Alfredo:
    Dicen por ahí que las clases no se suicidan!!! Y aunque tu escrito hace alusion a nuestra clase, eso que describes en tu comentario no es exclusivo de nuestra clase, aunque no lo creas… Digo esto porque eso se ve en todas las areas porque lamentablemente es de la naturaleza humana la envidia y muchos otros pecados capitales… Como bien describe la reconocida pelicula que tiene esta palabra en su titulo…. Asi que el asunto no es llamar la atencion a un gremio en especifico, como el nuestro, si no mAS bien a una sociedad que se desintegra y se descompone por la ausencia de los valores que nos hacen grandes como seres humanos!!! Es bueno hablar de lo que como grupo nos identifica pero tambien. Es hablar de lo que como. Seres humanos nos empeñamos en olvidar y dejar de lado!!!
    Recuerda: se amable de manera indiscriminada!!!

  2. Amigo, mientras leía tu escrito le ponía nombre y apellido a la imagen que llegó a mi mente de un periodista como el que describes.

    Eso pasa en todos lados, pero aquí se dan más a menudo esos casos de supuestos amigos que traicionan, fundamentalmente para tomar tu puesto o subir más alto que tu.

    Es de profesionales inseguros llegar a esa práctica, pero el mundo periodístico está lleno de ellos.

Comments are closed.